Enfermedades fúngicas anfibios


Enfermedades fúngicas: Muchos de los

hongos que infectan a los anfibios son difíciles

de distinguir entre ellos porque producen

síntomas clínicos similares, que incluyen letargo

y ulceraciones de la piel. Algunos hongos

se pueden identificar al examinar una

preparación húmeda a partir del raspado de

la piel, aunque otros requieren un cultivo,

histología y una tinción especial. El tratamiento

incluye una adecuada higiene y el uso

de antifúngicos tópicos o sistémicos como el

itraconazol, como se describe arriba. También

pueden ser eficaces otros antifúngicos

como fluconazol.

La chytridiomycosis es actualmente la infección

micótica más grave de los anfibios y

ha estado implicada en la disminución de la

población de ranas en muchas partes del

mundo. Está causada por Butrachochytrium

dendrobatidis, un hongo que se alimenta de

la queratina encontrada en las capas epidérmicas

más superficiales. Los anfibios son los

únicos hospedadores vertebrados conocidos

para cualquiera de los hongos chytrid. Los

síntomas clínicos comprenden anorexia, letargía,

excesiva descamación de la piel, miosis

pupilar e descoordinación muscular. La

visualización de microorganismos unicelulares

y esféricos en los raspados teñidos con

Wright-Giemsa o tinciones de Gram utilizando

un microscopio óptico es diagnóstica. En

la histopatología estos microorganismos están

asociados con hiperqueratosis e infección

dérmica subyacente. El tratamiento incluye al

administración tópica de itraconazol (0,01%

baño de 5 min, x v/d durante 8 d) y asegurarse

de que los animales son mantenidos dentro

de su rango térmico normal. Los fármacos

antifúngicos sistémicos parecen ser ineficaces

en el tratamiento de las infecciones de la

epidermis.

La saprolegniasis se refiere a la enfermedad

causada por varios géneros de hongos

oportunistas o "mohos acuáticos", que infectan

las agallas y/o piel de los anfibios acuáticos

y las larvas. Cuando están en el agua los

animales recién infectados parecen tener una

capa de algodón blanquecina en su piel. A

medida que los hongos maduran, pueden volverse

de un color verdoso debido a la presencia

de algas. Una vez se eliminan del agua, la

masa de hongos se colapsa y resulta difícil de

ver. Otros síntomas clínicos son letargía, deshidratación,

dificultad respiratoria, anorexia

y pérdida de peso. Pueden aparecer ulceraciones

de la piel a medida que la infección

progresa. El diagnóstico de la saprolegniasis

se establece por el hallazgo de hifas y de zoosporas

de pared fina en un raspado de piel. El

tratamiento con verde malaquita (67 mg/L

durante 15 sec, 1 v/d durante 2-3 d) o sulfato

de cobre (500 mg/L durante 2 min, 1 v/d durante

5 d, y luego 1 v/sem hasta la cicatrización)

puede ser eficaz. En animales con úlceras

dérmicas pueden aparecer infecciones secundarias

bacterianas y parasitarias. Se debe

corregir la mala calidad del agua.

La cromomicosis está causada por hongos

negros o pigmentados de varios géneros (por

ejemplo, cladosporium, fonsecaea, phialophora,

ochroconis, y wcingiella). Estos hongos

pueden encontrarse en substratos orgánicos

como la parte superficial del suelo y materia

vegetal en descomposición. Los síntomas

clínicos pueden incluir la anorexia, pérdida

de peso, lesiones cutáneas granulomatosas o

úlceras, distensión del celoma y enfermedad

neurològica. El diagnóstico normalmente se

realiza post mortem al encontrar granulomas

diseminados conteniendo células micóticas

pigmentadas e hifas. El cultivo es a menudo

infructuoso; la histopatología es necesaria

para confirmar el diagnóstico. Puede tratarse

con itraconazol (10 mg/kg, V.O., 1 v/d durante

30 d) pero el pronóstico es malo una vez

que la infección está diseminada.

EN LA COLUMNA DE LA DERECHA PODEIS VER LAS FOTOS DEL ARTICULO.

FOTOS GRACIAS A LAS SIGUIENTES FUENTES:

  1. www.researchgate.net ( Butrachochytrium

    dendrobatidis)

  2. alchetron.com (Butrachochytrium

    dendrobatidis)

 



Escribir comentario

Comentarios: 0