Enfermedades nutricionales e infecciosas en anfibios


    • Enfermedades nutricionales e infecciosas

-Infecciones bacterianas: El síndrome de

las "patas rojas" se refiere a la hiperemia de la

piel de la parte ventral que se acompaña de

infección sistèmica en los anfibios. El síndrome

de las patas rojas está causado por bacterias

saprofíticas, gramnegativas como Aeromonas

spp, Pseudomonas spp, Proteus spp, y

Citrobacter spp. Virus, hongos y otros microorganismos

pueden causar lesiones similares.

La hiperemia ventral es un síntoma inespecífico

que se puede observar también en

toxicosis. Los anfibios desnutridos recién adquiridos

y que son mantenidos en agua de

mala calidad u otras condiciones ambientales

inapropiadas son particularmente susceptibles.

Los síntomas clínicos incluyen letargia;

emaciación; ulceración de la piel, nariz y dedos

de las patas; y hemorragias cutáneas

puntiformes características de las patas y del

abdomen. También se pueden presentar hemorragias

en los músculos esqueléticos, la

lengua y la membrana nictitante. En los casos

agudos estos síntomas pueden estar ausentes.

Los síntomas histológicos de infección

sistèmica pueden comprender focos inflamatorios

o necróticos en el hígado, el bazo y

otros órganos celómicos. Antes de comenzar

el tratamiento, debe hacerse un cultivo de

sangre o, si está presente, de líquido celómico.

Los individuos pueden ser tratados inicialmente

con enrofloxacina (5-10 mg/kg,

V.O. o IM, 1 v/d), oxitetraciclina (50 mg/kg,

V.O., 2 v/d), o con cloranfenicol (50 mg/kg,

V.O., 2 v/d), antes de que se reciba el resultado

del cultivo y antibiograma. Si se sospecha

una infección micótica, puede ser eficaz un

baño de itraconazol al 0,01% (5 min, iv/d

durante 8 d).

La micobacteriosis, causada por los bacilos

ácidos incluyendo Mycobacterium fortuitum,

M. marinumy M. xenopi, ocurre principalmente

en anfibios debilitados. A menudo

una infección del tegumento, conlleva la ingestión

de los microorganismos infecciosos

que pueden también conducir a enfermedad

Gl e infección sistèmica. Los anfibios afectados

pueden mostrar nodulos grises en la piel,

hígado, riñones, bazo, pulmones y otros órganos

celómicos. Los anfibios infectados pueden

comer bien pero siguen perdiendo peso.

Los bacilos ácidos pueden detectarse en heces

y moco de la orofaringe. El diagnóstico

ante mortem puede realizarse mediante la

detección de bacilos ácidos en animales con

lesiones externas. El cultivo de micobacterias

exige medios de cultivo especiales como agar

de Lowenstein-Jensen pero frecuentemente

es infructuoso. El tratamiento para esta enfermedad

potencialmente zoonótica no se recomienda.

La clamidiasis es una infección grave de

los anfibios. Originariamente se atribuyó a

Chlamidophila (chlamydia) psittaci, pero el

agente causal puede estar reclasificado dados

los recientes cambios taxonómicos en este

género. La enfermedad fue originalmente detectada

tras una muerte masiva de ranas africanas

(Xenopus laeuis) alimentadas con carne

de hígado crudo. Las ranas infectadas pueden

morir peragudamente o exhiben letargia,

desequilibrio, despigmentación cutánea, petequias

y edema. Histológicamente, se pueden 

identificar cuerpos de inclusión basófilos

intracitoplasmáticos en las células de la

membrana sinusoidal del hígado y el bazo.

Las infecciones bacterianas secundarias aparecen

con frecuencia en los anfibios afectados

y deben tratarse adecuadamente. El tratamiento

antibiótico que incluye la doxiciclina

(5-10 mg/kg, V.O., ív/d) u oxitetraciclina

(50 mg/kg, V.O., 1 v/d) pueden ser eficaz

contra la infección clamidial.

EN LA COLUMNA DE LA DERECHA PODEIS VER LAS FOTOS DEL ARTICULO.

FOTOS GRACIAS A LAS SIGUIENTES FUENTES:

  1. www.ecured.cu (Rana de patas rojas)
  2. www.microbiologyinpictures.com (citrobacter)
  3. http://www.bacteriainphotos.com            (Mycobacterium fortuitum)
  4. http://www.poultrymed.ir (Chlamydophila psittaci)


Escribir comentario

Comentarios: 0